CARTA No.335: El Congreso en honor de Satanás y la Llama de Amor

María Luisa de San Pedro Sula, Honduras, dice: Estoy preocupada porque este fin de semana habrá en Boston, USA un congreso en honor de Satanás. No comprendo cómo es posible que haya gente tan ciega que adore al Demonio. Lo peor es que el satanismo está avanzando en en el mundo y están enseñando a los niños pequeñitos a adorar y alabar al Demonio como si fuera Dios. Me da miedo. ¿Qué podemos hacer para contrarrestar esta corriente anticristiana tan terrible que amenaza con destruir la fe de millones de cristianos?

Respuesta: Los cristianos sabemos que Jesucristo vino al mundo para destruir las obras de Satanás; que el Señor derrotó y juzgó al “príncipe de este mundo”. No somos nosotros los que debemos tener miedo a Satanás. Es el Demonio el que nos tiene miedo. Sabemos que Satanás ya perdió la guerra aunque se esfuerce por promover batallas propagandísticas para hacer creer al mundo que tiene algún poder. Este congreso mundial satánico está promovido por una organización llamada “El Templo Satánico” (TST), que paradójicamente, ni siquiera “creen en Satanás” y además tiene poca membresía. Muchas de sus actividades son de tipo “provocativo” y luchan para que las minorías religiosas tengan según ellos sus “derechos”. Lo más grave en esta gran provocación es el peligro de las profanaciones de la Sagrada Eucaristía para “rituales satánicos” y de los ataques físicos a las Iglesias. El Obispado de Boston ha dado consejos muy sensatos a los católicos para que no se dejen impresionar por esta pretendido “Congreso Satánico”. 

El primer consejo es no caer en la tentación de organizar protestas públicas contra el Congreso. Lo que los organizadores buscan es precisamente que los cristianos reaccionen violentamente para ganar así notoriedad y dar a sus ideas un gran alcance propagandístico. Los obispos nos invitan a dos cosas: la vigilancia para proteger las iglesias y sobre todo las hostias consagradas de cualquier profanación. Segundo: tomar las armas propias del cristiano: profunda oración, adoración reparadora ante el Santísimo Sacramento, ayuno, penitencia, evangelización y toma de conciencia de la real existencia de Satanás. No tengamos miedo de este Congreso Satánico porque al fin y al cabo pasará y se disipará como el humo. El verdadero Satanás actúa en las sombras y en el anonimato. Sus templos son visibles y están diseminados a la luz del día por todo el orbe: Son millones los templos de Satanás que rodean el mundo. Pensemos nada más en los millones de brujos, hechiceros, santeros, adivinos, espiritistas, etc. que diariamente corrompen las almas al mismo tiempo que las estafan. Cuántos millones de casas de prostitución son verdaderos templos satánicos en los que se adora a los demonios Asmodeo, Lilith, Kundalini. En cuántas universidades se propaga el ateísmo, el racionalismo, el materialismo, etc. 

Cuántos productores y expendedores de drogas rinden adoración al dios dinero. Cuántas páginas web son promotoras de pornografía, cuántos grupos y organizaciones internacionales promueven el aborto, la pedofilia, las relaciones entre personas del mismo sexo, la bestialidad, etc. Cantidad de compañías promueven la fabricación y venta de armas sofisticadas y organizan guerras donde morirán millones de seres humanos. Pensemos en las organizaciones internacionales que están obligando a los países débiles a dictar leyes en contra de la vida y de la moral. Muchos gobiernos ateos persiguen a la Iglesia ¿No son verdaderos templos satánicos? Podemos seguir alargando la lista. Jesús venció a Satanás y nos envió a combatirlo con la proclamación de su Evangelio. Los múltiples reinos de Satanás están presentes en todo lugar y en todos los ambientes. Jesús nos ha dicho: Vigilad y orad. La gracia de la Llama de Amor es la respuesta a ese Congreso Satánico: Si obedecemos al Inmaculado Corazón de María viviendo su mensaje y utilizando el Rosario y la jaculatoria de manera sistemática cada familia resistirá con éxito la satanización del mundo. Jesús lo ha dicho: tened confianza Yo he vencido al mundo(Jn 16,33). Es necesario tomar en serio ese Congreso Satánico pero no debemos tenerle miedo. Al contrario, es la oportunidad para que abramos los ojos y nos organicemos para expandir el mensaje de la Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María que derrotará a Satanás.

Comparte la Llama de Amor

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *